Please reload

Recent Posts

Breaking News: 3000-year Tomb Contains Intact Coffins discovered in Luxor

1/3
Please reload

Featured Posts

El Arte de la Palabra y la Invocación Mágica como caminos a lo Desconocido

Ya en los inicios de la Tradición de los Misterios, los maestros trataron de explicarnos la importancia de la Palabra. Entonces, cuando los Misterios también formaban en matemáticas, geometría, astronomía, pero también filosofía y retórica, la importancia del símbolo como germen espiritual de lo manifestado fue, y sigue siendo, una de las enseñanzas espirituales más importantes, que impregnaba todos los misterios, como un axioma.

 

Los Textos Herméticos hacen especial hincapié en la Palabra, el Logos, como la emanación directa del Nous, el principio rector de la Inteligencia Espiritual. Un esquema que se reproduce tanto a nivel universal como personal. Así, la palabra por la que existimos es tanto nuestra psyche, nuestra alma, como nuestro yo, el núcleo de nuestra individualidad. Ese logos es el símbolo que nos representa, el símbolo por el que somos ‘pronunciados' a su vez por los poderes divinos.

 

Así como ocurre con nosotros, ocurre con todo. Así como es arriba es abajo, para que se cumplan los milagros del Uno. Todo lo manifestado y lo no manifestado conserva una palabra que lo relaciona con el resto del ingente Ser Universal, como caminos y palabras de paso que nos conectan entre nosotros. Este principio es la idea hermética que late en la magia de la invocación y la evocación, y de la que gran parte del arte, a lo largo de la historia de la humanidad, da fe.

 

Muchos artistas fueron claramente conscientes del poder de esta magia y comprendieron que su arte abría caminos a estados del ser que se reproducían cuando sus poemas eran leídos, sus textos declamados.Así, como parte de la herencia de la Tradición Ogdoádica, nuestra Orden comprende un Gremio que trabaja de esta forma, entre muchas cosas, los Fideli d’Amore. Era el propio Dante Aligheri, autor de La Divina Comedia y miembro de los Fideli, quien dijo: ‘Tan sólo soy un esclavo del Amor, y escribo lo que él me dicta’.

 

La gran clave en este proceso, que nuestros antepasados del Gremio conocían perfectamente, es la pasión amorosa que el ser siente hacia su propia alma, su Amante mística, símbolo y palabra de su Ser Superior, su Dios Interior. Cuando el poeta es arrebatado por esta pasión erótica de su psyche, la magia de la palabra brota como una naturaleza desatada y furiosa.

 

Hoy no quedan muchos poetas y artistas que vivan su arte de esta forma, casi como una religión. Este es el punto de vista hermético de comprender y vivir el arte, como una invocación, una plegaria a lo Desconocido, al Otro Sagrado que late en nosotros, y fuera de nosotros, y más adentro aún, y por todas partes. También como la magia de ser capaz de cifrar un estado y dejarlo grabado para que otros puedan revivirlo.

 

Por último, os comparto un poema escrito bajo esta forma de trabajo hermético, para que podáis sentir el significado de esta magia por vosotros mismos.

 

quién buscará tu deseo,

insomne por los balcones del alma, alargando la mano

hacia el vientre de la noche

como si estirara a partes iguales

de la desesperanza y el anhelo

por verte convertida en sueño,

en piel y en atributo, parpadeando sobre el aire

y la oscuridad incierta

como la memoria que dejó

sobre los platos de la cocina a solas

la promesa de tu regreso

 

como un faro en los límites del mundo,

como un destino que lo inevitable asigna, 

como la belleza de un sol a medianoche

o la certeza que de pronto nos golpea

al volvernos desde una inmensidad a otra

 

y más allá del amor, como quien dice

lo prohibido, es el conocimiento

que nos volvió eternos en el otro,

con toda luz de ti sobre los cuerpos

y las palabras en que te conocimos

y la ciencia con que significamos

las virtudes, los placeres y el cansancio,

calle abajo hacia el recuerdo de la juventud,

y más allá, hacia la noche de lo impropio,

en descenso a la oscuridad

que hay entre los universos